“La vida comienza en donde termina tu zona de confort”

“La vida comienza en donde termina tu zona de confort”

Neale Donald Walsh

Leí esta frase en algún lado y averigüé de quién era; debo confesar que nunca he leído nada de este autor. Pero dijo algo muy cierto, esta frase ha merodeado por mi cabeza ya bastantes días y aún no me la puedo sacar; por esta razón habiendo ya muchos blogs de diseño, moda, tips, etc; se me ocurrió abrir otro blog, otra opción, otra idea desde otra perspectiva o tal vez desde la misma, la de las personas normales, nada fuera de lo común.

Así que la frase que es el  título de este primer post hace que me pregunte y les pregunte ¿Es verdad que vivimos en nuestra zona de confort? ¿Que tanto arriesgamos a diario para salirnos de ésta, la zona de confort?

Aplica a varias áreas en donde la monotonía se vuelve ya un hábito a veces malo y a veces conformista, es el lugar donde te sientes cómodo, donde no hay nada desconocido. Es por esto que cosas tan básicas como el trabajo puede ser tu zona de confort porque no te gusta pero te da miedo arriesgar, así pasa con muchas cosas en la vida, en este caso me dirijo únicamente a la manera en que nos sentimos, a lo que reflejamos para los demás físicamente y no es, que lo que digan los demás no importe, eso es un cliché  en el fondo todos sabemos que sí importa, así que si nos vestimos mal o sin ganas es porque no hemos querido salir de nuestra zona de confort, porque estamos cómodos y no queremos arriesgar lo seguro y conocido que ya tenemos a cosas que tal vez no funcionen, no queremos acicalarnos más porque tal vez sea demasiado y el maquillaje se haya hecho para modelos pero no para un rostro como el nuestro, tal vez es la pereza que impide que no hagamos nada bien, preferimos dormir 10 min más a levantarnos 10 min antes para alcanzar a maquillarnos o escoger un look favorecedor, a veces parece que nos vistiéramos como si fuera un castigo y hacemos cara de regaño todo el día. Por Dios, es hora de despertar, de que salgamos de nuestra zona de confort, de nuestro universo conocido y lleno de comodidad, es tiempo de que experimentemos más allá, de que saquemos lo mejor de nosotr@s mism@s y lo mostremos al mundo, de que seamos llamativos (sin ser lobos) de que las personas volteen a mirar.

Atrévanse, cuéntenos cómo le gustaría arriesgarse, por qué no lo han hecho y cuándo lo quieren hacer; Miss Ecléktica les responderá y les dará los consejos que necesiten.

Este tema dará muchos post más de que hablar, vamos arriesgándonos, y como diría alguien por ahí, el que no arriesga un huevo, no gana un pollo.

Saludos, Miss E

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.